Gestalt Jerez

2 de Marzo; Día Mundial del bienestar mental en adolescentes

Tener en cuenta la salud mental en la adolescencia es fundamental, ya que durante esta etapa se encuentran atravesando importantes cambios biológicos, cognitivos, sociales y emocionales.
Siendo adolescentes atravesamos un periodo de necesidad de afirmación del “yo”, una crisis de identidad, dónde comenzamos a diferenciarnos de nuestros adultos de referencia.
El proceso evolutivo de la adolescencia es el mismo que hace 30, 40 o 50 años, sin embargo, el contexto social ha cambiado. Ahora vivimos en un mundo dónde la tecnología y las redes sociales tienen un gran peso, y eso es necesario entenderlo para comprender a l@s adolescentes de hoy, entender la manera en la que se relacionan, cuáles son sus inquietudes y preocupaciones. Si negamos su realidad y la comparamos con la de generaciones anteriores, estaremos alejándonos de conectar con ell@s y crear un vínculo seguro que les permita expresar cómo se sienten.
La adolescencia puede ser como un huracán, por eso es importante que los adultos aprendamos a ser palmeras y no robles. Los robles por muy robustos y grandes raíces que tengan van ser tirados por el huracán. Las palmeras son más flexibles y se mueven cómo y hacía dónde es necesario para poder adaptarse al viento, manteniendo fija su raíz, para que cuándo pase el huracán sigan en el mismo sitio.
Establecer límites es necesario, siempre desde el afecto y el tiempo de calidad, mostrándoles que pueden explorar y cometer errores, y que seguiremos ahí para ser un refugio seguro al que puedan volver.
Durante el proceso terapéutico acompañamos a las familias y l@s adolescentes a establecer maneras de comunicarse más saludables, validando sus emociones, sin juzgar y sin depositar en ellos y en ellas nuestras propias expectativas de adultos.
Y para terminar un precioso poema del autor Khalil Gibran:
Tus hijos no son tus hijos,
son hijos e hijas de la vida,
deseosa de sí misma.
No vienen de ti,
sino a través de ti,
y aunque estén contigo,
no te pertenecen.
Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos,
pues ellos tienen sus propios pensamientos.
Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas,
porque ellos
viven en la casa del mañana,
que no puedes visitar,
ni siquiera en sueños.
Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerles semejantes a ti,
porque la vida no retrocede ni se detiene en el ayer.
Tú eres el arco del cual tus hijos,
como flechas vivas,
son lanzados.
Deja que la inclinación,
en tu mano de arquero,
sea para la felicidad.

Mercedes Cervilla García. Psicóloga Sanitaria
Centro de Psicología y Terapia Gestalt Sal
C/ del Santísimo Cristo de la Clemencia
Jerez de la Frontera, Cádiz

Terapia Gestalt para adolescentes, niños y niñas.
Facebook
Twitter
LinkedIn

Primera consulta gratuita

Contacta con nosotros para solicitar tu primera consulta gratuita